jueves, 2 de diciembre de 2010

No he llegado nunca a tiempo...

Sabes, crepúsculo, yo, a mi edad,

no he llegado nunca a tiempo de besar

la boca largamente equivocada

y sin embargo siempre me pesaron

los golpes contenidos de ira

contenida en bofetadas perdidas,

para poder contárselos, balance

de mi vida, a quien pueda interesar,

desde el lado derecho de mi banco.

Repasando el recuerdo, diré en mi descargo

que ella me amó pese a todo,

(paso página)

y no lo sabía, mientras agotaba

su historia infantil.

(leo entre líneas)

Me enfurece entre tanto el recuento

inacabable de las cosas

que ahora tampoco podrán ser.

¡A la mierda la espera!

Sabes, crepúsculo, su piel

se enfurecía, aromática y tierna,

cuando acometíamos las caricias secretas.

Y sus labios me rompían

pronunciando mis nombre de yeso,

mientras me acuclillaba temblando

entre sus espejuelos.

¡Sabes, crepúsculo, ahora soy viejo,

pero recuerdo que su pelo…

10 comentarios:

Azul dijo...

Y así podría seguirse, por muy viejo que fuera, hasta la muerte.

AVELLANEDA dijo...

No, Azul. Ya no se puede seguir, ya se acabó

AVELLANEDA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Noe. dijo...

"Si amas, ama para siempre, con toda generosidad. Y nunca esperes que te devuelvan nada." "En el amor y en la literatura, la edad no importa." "Nada es seguro."

Noe. dijo...

pd. te hice pensar?

AVELLANEDA dijo...

Siempre. Porque tú piensas. Y no quito ni una coma. A qué esperas?

AVELLANEDA dijo...

Siempre. Porque tú piensas. Y no quito ni una coma. A qué esperas?

Graciela L Arguello dijo...

"...la boca largamente equivocada"...
la larga equivocación del no-beso,
el largo beso de la boca equivocada,
el equívoco beso de una boca...

Has juntado, Avellaneda, en apenas cuatro palabras, todo un yacimiento de besos a explorar.
¡¡¡No habrias podido elegir mejor esas palabras!!!

¿Qué beso te dejo ahora como despedida?
Graciela

AVELLANEDA dijo...

No me dejes ninguno como despedida, Graciela. Continuamente espero tus saludos, pero temo la despedida.
Tus apariciones, tus palabras son la mejor parte de escribir. Siempre me descubres algo nuevo.
Abrazos en tránsito.
Avellaneda.

Rayuela dijo...

bello poema (y amé los paréntesis)

beso*