martes, 7 de diciembre de 2010

perdido bajo la luz


Tras tanto y tanto buscar,

de una en otra presencia

cansado, perdido bajo la luz

melancólica de las farolas

que me sacaban de la ciudad

cada atardecer,

intuí tu nombre con sabor a hierba.

Y cuando al fin te encontré

y supe que me esperabas

y alcancé el dulzor de tus palabras

y tus ojos despiertos a deshora,

estabas en el otro extremo del mundo,

en la otra esfera del tiempo.

3 comentarios:

Graciela L Arguello dijo...

También a mí me pasa, Avellaneda, que el mejor de los ecos me llega tan distante, tan del otro lado de la vida...

Azul dijo...

Y en parte por eso gusta tanto, es una imagen esculpida exactamente como uno quiera

Rayuela dijo...

deladodeacá
al
ladodeallá

(como en rayuela)

un beso*