viernes, 25 de septiembre de 2009

EL AMOR ES UN CENICERO

¿Que si esto es el amor?
Claro. Esto es,
este cenicero.
Ya gastado y un poco molesto.
Es el mismo, recuerda,
el mismo que te regalé,
una corona transparente,
fiera filigrana,
ancho campo de proyectos
nuestros;
reo de horas aleladas
y de restos en humo
y de hedor infecto,
una aspillera de colillas
guardando secas toses
y profundas iras,
predicciones caducas
de grisuras,
de fracasos,
de abrazos,
de abrazos,
de abrazos.
Que el amor es un cenicero
y yo un vicioso,
sin tabaco,
en pleno desespero.

5 comentarios:

Noemí dijo...

¡Guau! ALgunas cosas no las entendía muy bien, pero los últimos tres versos lo resuelven todo espectacularmente.

Graciela L Arguello dijo...

Y cenicero al fin, todo acabó en cenizas...

AVELLANEDA dijo...

NOEMÍ gracias por tus palabras, dice César, son el mejor consuelo para librarse de estas.

GRACIELA, si pero con palabras de un grande de la poesía española quiero decir: "polvo seré, mas polvo enamorado" No todo acaba ahí, amiga mía

mafalda dijo...

A mi me ha pasado lo contrario que a Noemí, la poesía me parecía una buena descripción del amor.
Pero ..los tres últimos versos me lo han complicado todo !!, Eres un vicioso, al que le falta tabaco? amor o sexo?

mafalda dijo...

! Que curioso!! yo nunca he fumado y sin embargo, siempre me han encantado los ceniceros, y los coleccione y me gustan sobre todo los de barro, los de cerámica de colores vivos, los pequeñitos, no los demasiado grandes,....
Y tengo en mi casa muchos ceniceros y lo último que he comprado han sido dos ceniceros, uno representa a don quijote y otro a sancho,,,,, para mi casa...