martes, 17 de febrero de 2009

DE ABRUMADORA SOLEDAD CAUTIVO I

I

 

                                    Mi corazón es una plaza en ruinas.

                                    Una enorme plaza derruida,

                                    con arcos inexistentes

                                    segados al ras de las plantas que olvidan.

                                    Una plaza con muñones dolorosos

                                    de algún capítulo antiguo,

                                    tan pasado ¡Tan desconocido!

 

                                    Por las huecas portaladas,

                                    se atiborra el abandono,

                                    martillean los silencios recién estrenados

                                    como silencios de siglos,

                                    espesos y rancios.

 

                                    Un tintineo acompasado

                                    de sombras anda

                                    columnas arriba y abajo,

                                    trepa por los fustes del deseo,

                                    infatigable, y otea

                                    cuanto se tiende

                                    sobre aceras sin bordes,

                                    que nunca serán calles,

                                    depósitos sin filtro

                                    de sueños ignorantes,

                                    con una placa cuajada

                                    o no de apellidos,

                                    de enterezas pasas

                                    y de hazañas, cometidas

                                    con el último suspiro.

2 comentarios:

Graciela L Arguello dijo...

Mis feliciatciones por tu intermedio a César. Me encantó eso de "de abrumadora soledad cautivo". Qúe lleno de significado!!! Un abrazo Graciela

SUSI dijo...

bueno un interesante blog para leer y seguir, gracias por ofrecerme esta posibilidad
un saludo
susi