viernes, 9 de octubre de 2009

Cuéntame algo de tu vida

Del libro Razones Propias para Seguir Penando.

Cuéntame algo de tu vida.
¿Te apetece un cigarrillo?
Por supuesto
¿Qué quieres que te cuente?
No sé. Algo de hoy.
¿Algo como, por ejemplo,
que no he dejado el tabaco?
Sin embargo, por fin, las brumas
bajaron al amnecer
y se encendió el aire
con arómas pálidos y toses.
¿Y qué más?
Que se me esfumó el trabajo
en los ires
y el provenir en los venires,
que en un ¡ay! llegó la tarde
y traía un crepúsculo
de cadmio.
Entonces me abrigué
con las preocupaciones,
desconfiado, por si
todavía me acechan las estrellas.
Y oí el relente que llegaba
para anunciarme que estabas esperando.

3 comentarios:

Graciela L Arguello dijo...

¿De dónde saca César Valle pequeñas joyas como : "desconfiado por si todavía me acechan las estrellas"?

Esas estrellas acechantes son una imagen absolutamente perfecta, toda mi admiración y un beso Graciela

AVELLANEDA dijo...

Cada vez me cuesta más imaginar este blog sin ti, Graciela. Así que siéntete culpable por su existencia y por su insistencia. Lo de las joyas de César, dice él que está en tu modo de mirar, leer y sentir.No ha dicho más, pero...

mafalda dijo...

Realmente me gusta como escribe César Valle, será porque también tengo "razones propias para seguir penando", o porque ya "no" oigo el relente que llegaba para anunciarme que estabas esperando.