viernes, 17 de junio de 2011

Ya sólo veinticuatro días.


¡Los dedos se me hacen huéspedes! Y para bien o para mal, ya sólo restan veintidós días. Bien pensé que este plazo no se cumpliría.
Y todo esto mientras fuera fraguan el miedo para expandir la ignorancia.

2 comentarios:

Rayuela dijo...

que el miedo no fragüe.
y espero.

besos*

Graciela L Arguello dijo...

Veinticuatro días, apenas, Avellaneda. Y a transitar todo lo nuevo, lleno de alegría, asombro y esperanza. Y nosotros siguiendo tus pasos, ¡¡¡y compartiendo tu ansiedad!!!!
Un enorme beso